14.5.07

AL RESCATE DE LA IDIOTEZ GUARDADA

Hay muchas cosas que uno hace sin saber por qué. Por ejemplo, comprar un televisor de alta definición para ver o un programa de chicos puteando o durmiendo (Gran Hermano) o de descerebrados que bailan danzas ensayadas hasta el espanto. Es decir: una continuidad de “Feliz Domingo”, en el que al menos siempre o estaba uno o algún amigo del barrio. Lo de hoy lo veo bastante similar pero con mejor sonido, color y calidad de imagen, escenografía, vestuario y tecnología.
Otra cosa que uno hace sin saber por qué es ver de nuevo al hombre araña perdiendo a su novia, peleando en medio de desafíos a la ley de gravedad y un endiosamiento perdido a la sociedad neoliberal casi eternizada.
He sido lector fanatizado del Spider-Man, años atrás. Y ahora pretendo ser crítico de hazañas que ya rozan el delirio. Porque cualquiera de las misiones que sus guionistas le proponen al pobre, causarían la muerte inmediata tuya o mía. Es decir: de todo otro que no sean esos protagonistas bendecidos por quién sabe qué fuerza que los deja siempre al margen de todo peligro.
¡Así da gusto escribir! El manejo de personajes de ficción que por definición de sus productores “no deben morir nunca”. A diferencia de muchos otros superhéroes tipo Clark Kent, Peter Parker es mortal pero... no muere. Y su mito alcanza a todo el cast: ¡nadie muere! Es una especie de refinada y violenta soap opera... de inmortales mortales.
La grandeza de “Spider Man 3” –al que nos referimos- no reside en sí mismo sino en los principios sobre los cuales se animaron a construirlo. A diferencia de otras transcripciones al cine del mundo de la historieta, en esta se mantienen las estructuras naif que permitían al lector leerla en el inodoro, el colectivo o la cola del súper.
La base de la historia es:
* Hay buenos y malos
* Hay bien y mal en lucha permanente y compleja
* Oh: hay buenos que devienen malos y malos que –freudianamente- se vuelven de buenos...
Hummm...
* La muerte no es de temer –mire- porque sobreviene luego de pelear contra dos elementos vitales: los enemigos –buenos o malos- y ¡las leyes físicas, con especial énfasis en las de la gravedad!!!!!
En realidad, la película establece nuevas leyes físicas, porque si en la calle una mujer común se cae de sus tacos de 10 centímetros se fractura y permanece inválida no menos de un mes. Pero si las que caen son la novia de Peter Parker o sus compañeras desde un piso 80, ¡caen con el ánimo suficiente para darle un emocionado abrazo a su padre!
Ni hablar del arácnido: cae todas las veces necesarias para hacerse paté desde minutos de empezado el film, pero ni gime.
Cuando yo tenía 12 ambicionaba parecerme a Parker y vivir sus hazañas. Hoy aquel sueño me parece bastante boludo. Salvo por la taquilla.

1 Comments:

Blogger Cruz J. Saubidet said...

Alejandro:
La verdad es que he evitado ver esa pelicula luego del "bodrio" de la Nro.2, esperare a que salga en dvd, y asi y todo, esperare a que la compre la biblioteca publica para verla gratis del todo.

Siempre me gusaron ls super hroes, incluso el hombre aragn fue el dibujo animdo que mas disfrute en mi infancia.
Ahora, de vez en cuando miro "La liga de la justicia" donde ademas de los ataques de heroismo, los guionistas se toman bastante tiempo para mostrar conflictos de personalidades.
Pro no importa, lo que he notado en las peiculas de super heroes es que casi siempre los problemas que resuelven los heroes son producidos por ellos mismos. Para que sirven??
Un abrazo
Cruz

3:16 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home